¿Por qué la gente apuesta?

Los amigos y familiares de los jugadores a menudo nos preguntan: ¿Por qué la gente juega? No entienden cómo una persona puede seguir apostando, incluso si esto les perjudica a ellos mismos y a las vidas de quienes los rodean. Entonces, ¿por qué la gente juega?

¿Por qué la gente juega?

A partir de la pregunta: ¿Por qué juegas? Puedes obtener mucha información. Hay muchas razones por las que la gente juega. A menudo comienza con la emoción de ganar dinero. Es emocionante saber que un solo giro puede cambiar la vida de uno para siempre.

También puedes leer nuestra traducción de un estudio sobre por qué 1.600 suecos juegan. El siguiente diagrama resume las razones por las que la gente juega en Sueci.

Why people gamble in Sweden

¿Por qué la gente juega? – Cómo comienza

Dos razones comunes por las que las personas comienzan a jugar son para entretenerse o socializar [1]. Sentar a algunas personas junto a la mesa de blackjack a menudo crea una sensación de nosotros contra la casa, y para muchos, es un sentimiento agradable ser parte de un grupo.

Si le preguntas a un jugador por qué juega, estas son respuestas comunes que obtendrás. Pueden ser ciertas al principio, pero para un jugador con problemas, o un jugador compulsivo, rara vez se trata del dinero o la emoción. Podrían afirmar que sí, pero rara vez esto es cierto. Preguntas como: ¿Cuándo ganas, gastas tus ganancias en más juegos de azar? ¿Te detienes o continúas hasta que todo se acabe? Pueden brindar más información sobre por qué la gente juega. La historia está llena de ganadores de botes que continuaron jugando sin descanso hasta gastar hasta el último centavo. Entonces, ¿cuál podría ser la verdadera razón?

Para comprender mejor por qué las personas juegan, es esencial entender qué hace el juego en el cerebro. Apostar es gratificante en términos de adrenalina y descargas de dopamina. En el artículo “¿Puedes ganar?”, puedes leer más sobre cómo las máquinas tragamonedas están diseñadas para maximizar la dopamina en el cerebro.

Cuando se entrevista a personas que buscan ayuda para problemas de juego, a menudo dicen que juegan para escapar de algo. Juegan cuando están aburridos, estresados, ansiosos, solos o se toman un tiempo para sí mismos. Apostar se ha convertido en una forma de lidiar con situaciones difíciles en la vida.

En “Cómo ayudar a un adicto al juego“, hemos cambiado la pregunta “¿Por qué la gente juega?” a “¿Qué sucede cuando juegas?”. Aunque queremos entender por qué las personas juegan, preguntar acerca de qué sucede es más neutral. Los jugadores reciben la pregunta de por qué hacen lo que hacen todo el tiempo, y es muy probable que den una respuesta a la defensiva en lugar de sincera. A nadie le gusta ser criticado. Prueba las siguientes preguntas:

¿Qué sucede cuando juegas? ¿Crea un momento de paz? ¿Un período en el que nada más importa? ¿Quizás las respuestas puedan explicar por qué es tan difícil dejar de jugar?

Estas preguntas son neutrales. No atribuyen ningún valor de correcto o incorrecto a la respuesta. Aumenta las posibilidades de obtener una respuesta sincera. Si eres un jugador, estas preguntas pueden ser beneficiosas para ti. Te ayudarán a comprender por qué juegas; qué te está haciendo el juego. Como el juego te está haciendo algo, esa es la razón por la que es tan difícil dejar de jugar.

¿Por qué algunas personas son más sensibles al juego?

Se ha investigado mucho sobre el gen de la adicción, pero hasta ahora, no se ha podido demostrar que exista un gen de la adicción. Sin embargo, en su libro “En el reino de los fantasmas hambrientos: encuentros cercanos con la adicción”, el Dr. Gabor Mate analiza cómo la adicción puede transferirse de padres a hijos a través de múltiples generaciones. El Dr. Gabor Mate escribió sobre sus primeros años en Budapest y cómo el estrés de su madre le provocó ansiedad siendo un bebé.

El gen de la adicción puede existir o no. El 80% de la población sueca juega cada año, pero solo el 2-3% tiene problemas con el juego (Autoridad de Salud de Suecia). Eso indica que algunas personas son más sensibles al juego. Creemos que el juego nos afecta de manera diferente porque todos experimentamos diversos niveles de dolor en la vida. Para una persona que sufre de ansiedad, depresión, estrés, aburrimiento, soledad o siente que la vida no tiene sentido, es probable que el juego tenga un efecto más significativo que para una persona que experimenta menos dolor.

¿Qué significa eso? Significa que, si una persona atraviesa una separación dolorosa, pierde su trabajo, enfrenta un duelo o experimenta otro tipo de dolor, es más propensa a desarrollar un problema de juego a través del juego escapista. Si eres un familiar o amigo, presta especial atención a cómo la persona juega durante momentos como ese. Si necesitas apoyo, te recomendamos la guía “cómo ayudar a un adicto al juego”.

Escalada de un problema de juego

Si eres un jugador, te recomendamos que mires la Curva de Adicción al Juego. Es una herramienta que visualiza la conexión entre por qué juegas y las consecuencias. Es muy útil si lo haces por dinero.

Como familiar o amigo, es bueno estar atento a la persona que juega. Busca cambios en su comportamiento. Aquí hay algunas señales comunes de problemas de juego según (Pietro Ferrara):

  • Desarrollar cambios de humor o molestarse fácilmente
  • Problemas para dormir
  • La persona se aísla de amigos y familiares
  • Pasar mucho tiempo jugando o escondiendo lo que están haciendo
  • Problemas para completar cosas a tiempo. Cosas en el trabajo o llegar tarde a citas.
  • Preguntar sobre dinero y recibir recordatorios de facturas.

Un signo particular del que pocos hablan es si el jugador cambia la forma en que habla sobre el juego: tal vez habló mucho sobre el juego en el pasado, pero de repente dejó de hablar de ello. (Pero aún sigue jugando)

Si eres un jugador, una cosa a tener en cuenta es si piensas en apostar/jugar incluso cuando no estás jugando.

Cuando lees historias sobre problemas de juego, a menudo puedes ver un patrón. No todos vienen de un hogar roto, han sido maltratados o tenían padres adictos. Por lo general, la persona tenía una vida buena antes de que algo sucediera. Puede que hayan jugado durante años sin mostrar signos de un problema. Pero entonces algo sucede; un accidente, una baja por enfermedad prolongada, un divorcio o los hijos mudándose… estos son ejemplos de situaciones que crean mucho dolor. De repente, el juego se convierte en una forma de escapar del dolor y rápidamente se desarrolla un problema de juego. Como familiar o amigo, presta especial atención al jugador en situaciones dolorosas.

Toma acción: Lo que puedes hacer hoy

Como familiar o amigo:

Aquí hay algunas cosas que puedes hacer para ayudar a un adicto al juego.

  1. Enfócate en ti mismo. Asegúrate de no sacrificarte para ayudar a la persona. De lo contrario, podrías terminar codependiente.
  2. Únete a nuestra Comunidad QG gratuita o encuentra un grupo de apoyo cerca de ti. Estamos aquí para apoyarte.
  3. Realiza nuestro curso gratuito de Comunicación No Violenta. Te ayudará en tu comunicación con la persona con problemas de juego. Acércate a la persona para comprender por qué la gente juega preguntándole: ¿Qué sucede cuando juegas? ¿Crea un momento de paz? ¿Un período en el que nada más importa? Tal vez las respuestas puedan explicar por qué es tan difícil dejarlo.
  4. Ayúdale a buscar ayuda. Ambos son bienvenidos a unirse a nuestra comunidad o, alternativamente, encontrar algo que se adapte a sus necesidades.

Como jugador

Supongamos que quieres dejar de jugar. Hay algunas cosas que puedes hacer para mejorar tus posibilidades de éxito. La estrategia más común es huir del problema. La gente intenta dejarlo de golpe. A algunos les funciona, pero la mayoría fracasa. Aquí hay una analogía:

Imagina que intentas huir, pero la adicción tiene un rastreador GPS en ti. Puedes correr, pero tan pronto como te detienes, la adicción se acerca sigilosamente de nuevo. La única forma de tener éxito es correr el tiempo suficiente para que la batería del rastreador se agote. Algunas personas lo logran. La mayoría no.

En lugar de huir, enfrentemos el problema de frente. Desafíemos a la adicción y busquemos su causa. Una herramienta útil es la Prueba de Felicidad. No te dice si tienes un problema con el juego. En cambio, te ayuda a identificar áreas que te causan dolor. En otras palabras, ¿qué hace que sea tan difícil dejar de jugar?

Aquí hay algunas cosas más que puedes hacer:

  1. Pregúntate: ¿Qué sucede cuando juegas? ¿Crea un momento de paz? ¿Un período en el que nada más importa? Tal vez las respuestas puedan explicar por qué es tan difícil dejarlo.
  2. Busca apoyo en nuestra comunidad en línea o únete a un grupo de apoyo cerca de ti.
  3. Trabaja activamente para ser proactivo, en lugar de simplemente reaccionar cuando sientas el impulso de jugar. Crear tu plan de cambio es un buen comienzo.
  4. Da un pequeño paso cada día para ser una persona más feliz. Enfócate en las áreas que te causan dolor hoy, y verás cómo el impulso de jugar desaparece gradualmente.

Conclusión

El juego puede ser una actividad divertida, pero comprender por qué la gente juega es importante, ya que eso determina el riesgo de desarrollar un problema con el juego. Si estás tratando de ayudar a alguien con una adicción al juego. En lugar de preguntar por qué la gente juega, haz preguntas neutrales sobre qué sucede cuando juegan. Al hacer preguntas neutrales, es más probable que obtengas una respuesta honesta. Lo mismo ocurre si eres un jugador.


Sources:

[i] (Kim 2017) Why do young adults gamble online? (2017) Hyoun S. Kim, Michael J. A. Wohl Psychopharmacology

[ii] (Ferrara 2018) Gambling disorder in adolescents: what do we know about this social problem and its consequences? Pietro Ferrara, Giulia Franceschini & Giovanni Corsello

Founder of QuitGamble Anders Bergman
Anders Bergman
Anders Bergman MSc, MA
About:
As the responsible publisher, Anders advocates for easily understandable content through both texts and videos…more about Anders