¿Por qué es adictivo el juego?

A menudo se habla de los peligros del alcohol, las drogas y el tabaco. Estas son cosas “malas” que pueden crearte una adicción. ¿Alguien te ha advertido sobre el daño que puede causar el juego? ¿Por qué es adictivo el juego? Profundicemos en esa pregunta

Para entender por qué el juego es adictivo, debemos centrarnos en lo que el juego hace por nosotros. Si el juego no nos aportara nada, sería fácil dejar de jugar. Pero, ¿por qué continuaríamos? El juego puede generar emoción, pero puede costar mucho dinero.

Si el juego no nos aporta nada, dejaremos de jugar en cuanto los efectos adversos del juego sean mayores que lo positivo (la emoción). PERO A MENUDO NO ES ASÍ. La gente sigue jugando, sigue fumando y sigue bebiendo, incluso si sabe que es terrible para ellos.

¿POR QUÉ?

Cuando la gente llega a QuitGamble.com, las preguntas que les hacemos son:

  1. ¿Qué te aporta el juego?
  2. ¿Qué sucede cuando juegas?
  3. ¿Crea un momento de paz, un momento en el que nada más importa?


Estas preguntas son otra forma de preguntar: ¿Por qué juegas? Pero las preguntas no llevan ningún juicio. El juego es adictivo porque tiene un impacto en las personas. Gabor Maté una vez dijo: No preguntes por qué la adicción. Pregunta por qué el dolor.

¿Por qué es adictivo el juego?

Los desarrolladores de juegos utilizan técnicas sofisticadas para hacer los juegos de casino lo más emocionantes posible. Cuanta más dopamina desencadenan los juegos en el cerebro, más absorbentes se vuelven. ¿Por qué es adictivo el juego? Porque la anticipación de una victoria libera dopamina en el cerebro. La dopamina se siente fantástica, pero la dopamina no es solo una hormona del bienestar (neurotransmisor). La dopamina también funciona como analgésico.

No es de extrañar por qué el juego es adictivo cuando se mira la respuesta de dopamina que genera el juego.

¿Cuán adictivo es el juego?

El juego puede ser muy adictivo; las personas pueden desarrollar una adicción al juego en días. Cuán adictivo es el juego, depende de las experiencias pasadas de la persona y cuánto dolor experimenta en el momento antes de jugar.

Digamos que la persona ha pasado por un divorcio y se siente aislada y sola. Estos sentimientos son dolorosos, y es probable que las emociones negativas se supriman temporalmente si la persona juega.

Si pudieras tomar una píldora que hiciera desaparecer la soledad y el aislamiento, ¿la tomarías? Cuando el juego tiene el efecto de adormecer los sentimientos dolorosos, el juego se vuelve adictivo. El cerebro está programado para alejarse del dolor. No sabe cuáles pueden ser las consecuencias a largo plazo del juego. El cerebro aprende que el juego es una forma de escapar del dolor.

Entonces, ¿qué sucede? ¿Cómo es adictivo el juego? Cuando el cerebro aprende que el juego funciona como anestesia, la persona sentirá el impulso de jugar tan pronto como experimente algún dolor. El cerebro ha creado un hábito:

  1. Señal (desencadenante) = Dolor
  2. Rutina (Acción) = Jugar
  3. Recompensa = El dolor desaparece

Ejemplo: Una persona llega a casa del trabajo. Nadie está en casa y la persona no tiene planes para la noche. Pronto el aburrimiento (una especie de dolor) se apodera de él. El aburrimiento es una señal común para iniciar un hábito de juego. Jugar se convierte en la rutina/acción que ayuda al cerebro a olvidar lo monótona que es la noche.

¿Por qué la gente es adicta al juego?

El juego se ha convertido en la solución del cerebro para manejar el dolor de un adicto al juego. Esa es la lógica detrás de la adicción. Sin embargo, el sentido común no es suficiente para detener la adicción porque un adicto raramente piensa lógicamente. Algunos adictos al juego pueden sentarse fuera del casino llorando porque saben que perderán su dinero, pero la atracción de la adicción al juego es tan fuerte (el cerebro quiere deshacerse del dolor) que finalmente entran al casino.

La respuesta a por qué la gente es adicta al juego es que el juego es su forma de manejar el dolor. El dolor es tan intenso que el comportamiento compulsivo los domina.

Para liberarse del juego, es poco probable que sea suficiente con dejar de jugar. Recuerda cómo funciona un hábito: Señal – Acción – Recompensa. El juego es la acción. A veces los alcohólicos cambian el alcohol por el juego o viceversa. Acciones diferentes, pero conducen a la misma recompensa.

La forma de vencer la adicción al juego es romper el detonante. Necesitamos entender qué hace el juego por nosotros (la recompensa), y necesitamos entender qué nos causa dolor.

Puedes hacer la Prueba de la Felicidad para ayudarte a entender mejor qué causa dolor en tu vida. No te dirá que eres adicto al juego. En cambio, te ayudará a entender por qué es tan difícil dejar de jugar.

Founder of QuitGamble Anders Bergman
Anders Bergman
Anders Bergman MSc, MA
About:
As the responsible publisher, Anders advocates for easily understandable content through both texts and videos…more about Anders