¿Jugando para ganar a lo grande?

Como parte del proceso de registro en QuitGamble.com, preguntamos al nuevo miembro cuál es la principal razón por la que juega. Muchos usuarios responden: Porque ganar a lo grande, puede cambiar mi vida.

Quiero cuestionar eso. Tal vez el juego se trata de algo más. ¡Descubrámoslo!

Ya no es sobre dinero

La mayoría de las personas comienzan a jugar porque es divertido, y la posibilidad de ganar a lo grande es una emoción innegable. El espejismo de una gran victoria inicialmente bombea dopamina en nuestro torrente sanguíneo. Se siente bien y emocionante, y existe la posibilidad de cambiar mi vida. ¿Qué haría con todo ese dinero?

PERO, en algún momento del camino, algo cambia. Todavía creemos que jugamos para ganar, pero algo ha sucedido. ¿QUÉ? ¿Y CÓMO LO SABES?

Si juegas porque quieres ganar, pregúntate lo siguiente: ¿Qué sucede cuando ganas? ¿Dejas de jugar o sigues apostando hasta que te quedas sin dinero?

Hemos hecho esta pregunta a cientos de miembros. ¿Dejas de jugar cuando ganas? Hasta ahora, nadie nos ha dicho que se detienen. “Sigo jugando” es la respuesta más común.

¡ESTE ES UN PUNTO DE INFLEXIÓN!

En este punto, algo sucede, un cambio en la comprensión de sí mismos. ¿Puedes relacionarte con lo siguiente?

Cuando PIERDO, juego hasta que pierdo todo mi dinero. Y, cuando GANO, sigo jugando hasta que no me queda nada.

¿Cómo se siente escuchar esto? ¿Continúas jugando incluso si ganas?

En un momento dado, la razón para jugar cambió de ganar a algo más. QUIZÁS, quizás el juego ya no tiene nada que ver con ganar. QUIZÁS, ¡el juego se trata de algo más!

Permíteme hacerte otra pregunta:

¿Qué sucede dentro de ti cuando juegas? ¿El juego crea un momento de paz, un momento en el que nada más importa?

Una de nuestras miembros expresó su respuesta de esta manera:

“Cuando juego, no me preocupo por ser una buena madre. Cuando estoy jugando, solo soy yo y el juego. Mi mente está completamente en blanco.”

Para una persona que duda de sí misma como madre, el juego debe ser un poderoso alivio temporal de esos pensamientos. Para esa persona, el juego elimina la ansiedad. No es de extrañar que el juego pueda ser adictivo, entonces.

La clave es entender qué está haciendo el juego por ti. Cuando sepas eso, puedes trabajar en las causas subyacentes de la adicción en lugar de simplemente intentar alejarte de ella. Para la persona de arriba, ayudarla a sentirse como una mejor madre podría ayudarla a dejar de jugar porque disminuiría el impulso de jugar.

Para ayudarte a entender qué está haciendo el juego por ti. Hemos desarrollado la Prueba de la Felicidad. No te dirá si tienes un problema de juego. En cambio, indicará qué causa dolor en tu vida. Recuerda, creemos que el dolor es la causa de la adicción. Entonces, para combatir la adicción, necesitamos encontrar y eliminar las fuentes de dolor.

Toma acción ahora:

  1. Haz la Prueba de Felicidad.
  2. Hazte las preguntas: ¿Qué sucede cuando juego?¿Qué siento?¿En qué pienso? Quizás lo más importante: ¿Qué sentimientos y pensamientos no sientes/piensas cuando juegas?
Founder of QuitGamble Anders Bergman
Anders Bergman
Anders Bergman MSc, MA
About:
As the responsible publisher, Anders advocates for easily understandable content through both texts and videos…more about Anders